lunes, 23 de abril de 2012

COMO LOS PUTOS CANGREJOS



A veces me pregunto cómo nos verán las generaciones venideras. Qué pensarán de nosotros; no ya - que también - nuestros hijos o nietos, sino las generaciones posteriores. Cómo pasaremos a los libros de historia o cómo nos verán en un futuro a los que nos ha tocado vivir en esta época.

En la antigua región de Mesoamérica, habitaban las civilizaciones maya y azteca, con una historia de aproximadamente 3000 años. Además de poder admirar en nuestros días algunas de sus asombrosas construcciones. Tenemos conocimiento de la existencia de numerosas y algunas de ellas grandiosas ciudades. Podemos saber que eran pueblos que comerciaban con otras civilizaciones, tanto por mar como por tierra. Usaban el cacao como moneda en sus tratos comerciales; el maíz era el componente base en su alimentación y crearon dioses exigentes que además de ritos, danzas y plegarias, reclamaron sangre. Eran capaces de predecir eclipses, que están ocurriendo en nuestros días, con una precisión asombrosa.

Tanto mayas como aztecas, tenían unos conocimientos y disponían de unas técnicas, que aún hoy, incluso para los arqueólogos y estudiosos del tema, sigue siendo un misterio el porqué de no desarrollarlas. Por ejemplo; se sabe que conocían la rueda, porque les construían bonitos juguetes a sus hijos. Pero jamás construyeron carros o se sirvieron de ruedas para el transporte. Todas esas grandiosas construcciones de piedra, tuvieron que ser transportadas a lomos humanos a través de kilómetros de selva. Ese esfuerzo, ese sacrificio humano, nos ha llegado hasta nuestros días, con la impresión de que era una ofrenda que otorgaban a sus dioses, para mantener el mundo.

A partir de la revolución industrial, la innovación tecnológica ha ido en aumento de forma imparable. En el último cuarto del siglo pasado y comienzos del presente, gracias a los avances en  investigación, hemos llegado a unas cotas de avance tecnológico que se actualiza día a día. Estos avances de las últimas décadas han provocado una verdadera revolución en los campos de la producción, la prestación de servicios, la educación, las comunicaciones y las relaciones interpersonales, así como también en la forma como se organizan y dirigen los procesos.

A pesar de la hipocresía del sistema; que permite diferencias abismales entre países, permitiendo que existan unos muy ricos en detrimento de otros muy pobres, ya que en la actualidad disponemos de los medios suficientes, para producir dos veces los alimentos necesarios para erradicar el hambre en el mundo. Sin embargo dejamos que millones de seres humanos perezcan por hambruna. En medicina; tenemos avances que consiguen controlar enfermedades que tan sólo hace 50 años eran letales. Hemos conseguido alargar la esperanza de vida en los países desarrollados, o lo que es lo mismo que nuestros mayores vivan más y tengan una mayor calidad de vida.

Por todo esto no podemos dejar de preguntarnos: ¿ Hacia dónde caminamos en la actualidad ?. ¿ Cómo nos verán las generaciones futuras ?. ¿ Por qué creerán que dejamos de avanzar en investigaciones que resultaban esenciales ?. Incluso; ¿ qué pensarán si dejamos de utilizar los conocimientos y adelantos de los que disponemos ?. En nombre de quién entenderán que hemos hechos todo esto ?. En nombre del capitalismo, quizás ?. Cómo sacrificio a los llamados mercados ?. Quizás en honor a nuevas deidades que puedan inventarse ?. En ofrenda a algún animal, que avanza al desandar, como los cangrejos, por ejemplo ?.



El 18 de Abril de 2012, pasará a la historia al menos para mí; como el día que nuestros mayores repagarán por sus medicamentos. Nos lo anunciaba Doña Ana Mato y su equipo, en rueda de prensa, desternillándose de risa. Nos cuentan un recorte de 7.000 millones de euros en sanidad como el que cuenta un chiste. A lo mejor se ríen precisamente del curioso apellido " Mato " - premonitorio ? – para una ministra de la que depende nuestra salud.

Veo las noticias en la televisión de plasma y las contrasto en el ordenador portátil, objetos que adquirí - según me han inculcado posteriormente - cuando vivía por encima de mis posibilidades. Todo son malas noticias. Todo es una sinrazón, gobiernos - supuestamente - democráticos, toman medidas a favor de unos pocos, sin importarles convertir las vidas de la mayoría en paupérrimas, carentes de futuro.

La consigna a seguir; parece ser precarizar derechos, convertir lo público en un servicio cada vez más exiguo para el ciudadano y de esta forma convertirlo en negocio privado. Y sobre todo desmantelar el Estado, hasta dejarlo sin capacidad de reacción. Seguramente que sin darnos cuenta estamos creando una nueva deidad: la de los putos cangrejos.

4 comentarios:

Arturo Capdesolà dijo...

Fuimos capaces de llegar a Marte, pero no de erradicar la pobreza extrema...quizá es lo que digan de nuestra generación en los libros de historia.
Muuy buen blog, un saludo.

Pilar dijo...

Las generaciones futuras nos verán como vemos nosotros a las anteriores. Es de un modo tan general que no pensamos en los esfuerzos, sufrimientos, luchas y pequeñas victorias de particulares muy parecidas a nosotros, los individuos actuales. Sólo nos fijamos en el conjunto, en la civilización concreta y... rara vez en personajes que sobresalen por algo muy importante que hayan hecho.

Como tú eres un individuo que al igual que yo te toca vivir exactamente lo que estos mandamases nos provocan, te diré un detalle que he oído esta mañana. Los jubilados que pagarán hasta 8 € al mes, son aquellos que llegan a ganar 18.000 € al año los que no... están exentos.

Entre nosotros, en ese caso, preferiría repagar esos 8 € al mes.✿乂◕‿◕乂

Desalentado dijo...

Estoy de acuerdo en que las luchas particulares no trascienden hacia la posteridad. Pero piensen por un momento;las sociedades avanzan. Tenemos todos los componentes - hipocresías aparte - para garantizar el bienestar social a todos los ciudadanos del planeta. Somos la sociedad en su conjunto mejor preparada y más informada de la historia. En lugar de utilizar esto para seguir avanzando, seguir mejorando. Nos condenan, sin embargo, a lo retrógrado, como ofrenda a un sistema que además de tener fallos - hecho demostrado - se basa en la desigualdad social.
En otro orden de cosas; es cierto que los medios de comunicación cada vez están más manipulados. Nos tergiversan las cosas tratando siempre de manipularnos.
Gracias por participar y un Saludo, tanto a D. Arturo como a Dª Pilar.

Anónimo dijo...

Las causas son evidentes, a los de arriba no les importa nada que no sea ganar dinero. Y los avances en ciencias, tecnología y demás, solo les importará en la medida en que les haga amasar más y más dinero. La gente de a pie, está educada (porque la educación y los medios de comunicación son de los capitalistas) para comportarse como trabajadores disciplinados y vagos ejemplares en su tiempo libre (que tanto les cuesta conseguir, por otro lado…). Los que no se integran en el sistema (como los vagabundos) son mirados mal, incluso por los de su misma ralea, y este es un motivo más para mantenerse en el rebaño.
Finalmente solo se escapan de este círculo unos pocos Zarathustras (a los que por supuesto, nadie escucha), normalmente gente con una vasta cultura, por lo que también es exclusivista y eso, aunque internet esté al alcance de todos. Pero la gente prefiere circo, o futbol, o cualquier entretenimiento estupidizante.